sábado, 30 de septiembre de 2017

Silencio


Hoy leí una crónica de Susan Sontag, en la cual comenta cómo conoció a Thomas Mann siendo ella una adolescente. En parte de esta, ella narra cómo tenía la necesidad de compartir y comentar con otros acerca de los libros que la habían impactado, es una inclinación muy fuerte. Me recordó una vez más que la mayoría de lectores son así y la mayor parte de personas que ha tenido alguna experiencia positiva en algo también desea comentar, compartir y hasta animar a otros a hacer lo mismo. Bien, ese no es mi caso, al menos no en forma intensa.

Cuando leo algo que me impacta (también se aplica aquí a algunas películas) un montón de cosas se revuelven en mi cabeza y mis emociones pueden también dispararse, pero claro, nadie nota eso, no tengo gran inclinación a demostrarlo y si lo hago me siento un poco ridícula o siento que cuando transformo en comentarios lo que en mi interior era intenso, pierde su gracia, las palabras pueden volver insípidas las vivencias internas.

Escribo reseñas que nunca publico y tan sólo unas pocas ven la luz. A veces lo de no querer compartir mi gusto por algo se debe a la pereza, otras por torpeza y otras porque toca puntos tan privados de mi persona que me resulta mucho mejor guardarme la experiencia sólo para mí. Esa tendencia se vuelve problemática si estás en algún grupo que busca "contagiar" a otros por sus ideas, por eso, estoy en el camino de renunciar a etiquetas o comprometerme con grupos exaltados (casi todo grupo humano lo es). Yo no soy así, no, no lo soy.

No puedo, soy incapaz de insistir a alguien que lea un libro que a mi me ha encantado, así esa persona tenga gustos afines a los míos. No, no soy así.

Silencio, eso hallarán en mí. Tengo una relación de amor-odio con las palabras e incluso con la literatura. Esta suele ser defendida, se explica sobre su valor de reivindicación, su mensaje, su crítica social (últimamente cuando leo o escucho esas dos palabritas: "Crítica" y "Social", me entra un rechazo alucinante), en fin, se defiende su utilidad, su valor educativo.

Asco. Siento asco ante la idea de buscar utilidad a algo que de por si es bello y placentero (la literatura). ¿Utilidad práctica en la literatura? ¿Y qué hay de malo en ejercerla sólo por expresar emociones intensas, pensamientos que corroen nuestra mente, siendo devorados por la obsesión? No me hablen de utilidad práctica, ni de crítica social (rechazo, ganas de escupir).


En Octubre



Mañana es octubre y yo retomo el escribir para este espacio, el cual por motivos personales he dejado de lado durante buen tiempo. Sin embargo, no he dejado de escribir, ni de leer. Debo confesar que me da un poco de vergüenza volver a publicar, es muy cómoda la posición del anonimato, leer y escribir sin comentarlo con casi nadie. 

Hace poco he descubierto a Susan Sontag, una autora estadounidense muy conocida. En la biblioteca que está cerca de mi casa hay algunos libros de ella y he comenzado a leer uno de relatos, tiene una forma de escribir tan propia, tan poco convencional que me recuerda a la de Clarice Lispector (y sólo quienes hayan leído a Clarice entenderán bien a qué me refiero). Y es este libro el que quiero reseñar en octubre.

No escribiré un montón de entradas, pero esto es lo que pienso publicar en octubre (el orden puede variar) :

1.- Reseña : "Yo, Etcétera" (Susan Sontag)
2.- Reto Variaciones. (Relato)
3.- Reto 5 líneas (Relato)

Y es posible que hayan más ;), pero no prometo nada.

miércoles, 12 de julio de 2017

Diario literario # 4 (Julio 2017)

Pensé que luego de D.H. Lawrence y su obra "El amante de Lady Chatterley" no encontraría en un buen tiempo otra historia que me interesara al cien por ciento. Revisé algunas páginas de otros libros y no me convencían del todo, pero no sabía que por ahí me observaba Balzac desde un rincón, esperando en silencio a que yo llegara a él, aunque en realidad, me llamó en "voz bajita".

-Ven, acércate.

Yo, obediente fui a ver qué quería mostrarme y con suavidad me contó una historia que comienza en un casino. Luego del casino me trasladó a otro lugar y fue ahí donde terminó de cautivarme. Sus palabras son ... no sé cómo describirlas ... fascinantes pero te quedas con la impresión de no comprender todo lo que narra.

Y esa historia se titula "La piel de zapa". 

***

A veces, escribir de noche es lo mejor, pero otras como hoy, me resulta un tanto irritante y se supone que es mi tiempo de relajo, pero es molesto cuando la Internet está lenta y necesito música, otro tanto es no estar sola en casa, expuesta a alguna interrupción y sentirme culpable por irritarme un poco ante ello. Una parte de mí no quiere que escribir sea más importante que otras cosas, pero otra se siente irritada cuando se le impide escribir sea cual sea el motivo. ¿Será que la ira vendrá a ser mi alimento cada noche de esta semana? Ira, ahora mismo la siento, no puedo calmarme. Odio que alguien pase cerca de la computadora y me vea escribir, me irrita ser observada cuando escribo, lo odio. 

Quería pasarla bien escribiendo hoy, pero he fracasado, y pensar que desde temprano me había mentalizado para que sea un buen momento, un tiempo de disfrute.

Ira. La ira alimenta la literatura. Ira sin tabú. Literatura sin tabú. Ira. Literatura. Ira literaria. Ira y ficción. Ira y poesía. Ira y moralismo. Ira y ética. Los valores avivan la ira en forma mucho más profunda. Literatura e ira. Valores e ira.

¡¡¡Basta de portarse bien!!!

miércoles, 5 de julio de 2017

Diario literario # 3 (Julio 2017)

Hay un libro que he terminado recientemente de leer, pero me ha interesado de tal manera que lo estoy leyendo de nuevo. Sin embargo, ya no en un orden estricto, capítulo a capítulo, bueno, no siempre, luego de un capítulo retorno a alguna de las páginas marcadas con un post it, casi nunca hago eso con un libro pero esta vez era necesario. El tomo donde se halla esta historia es de tapa dura, de aspecto muy serio y los post it de colores le han dado un toque diferente a su apariencia, a veces lo serio se entiende bastante bien con lo colorido.

La historia en cuestión es "El amante de Lady Chatterley" de D.H. Lawrence. 

En el año 2001 cuando yo tenia dieciséis años, el profesor de literatura del colegio donde yo estudiaba, nos dejó de tarea leer un libro, pero uno diferente para cada alumno, a una compañera le  dejó "El amante de Lady Chatterley" y a mí, "María" de Jorge Isaacs. El profesor se dejó guiar por la forma de ser de cada alumno y en base a ello le asignaba un clásico que pudiera gustarle. Como yo era la callada y más tranquila del salón pensó que "María" al tratarse de una joven dulce, podría gustarme, la verdad ya no recuerdo bien la historia pero aunque no me disgustó tampoco me entusiasmó demasiado. Y a la compañera que le dejó el de D.H. Lawrence, era de esas chicas que ya con dieciséis años iba a fiestas, discotecas ... ella era la normal y yo la mancha horrenda, "Hay que señalar con el dedo a la chica que no habla, que no toma, que no va a discotecas, vamos a despreciarla, nosotras valemos más que ese "mueble"" . 

Y ahora, en pleno 2017 a mis treinta y dos años de edad, me encuentro sorprendida y satisfecha de que me haya gustado "El amante de Lady Chatterley" y no por revancha, sino porque en verdad las ideas expuestas por el autor son de mi interés. Lo que no recuerdo es cómo expusimos nuestras impresiones en el colegio, no sé qué le pareció este libro a la chica que mencioné antes. Y tampoco puedo afirmar si en esa época a mi me hubiese gustado "El amante de Lady Chatterley". Sólo puedo corroborar una vez más que uno nunca termina de conocer a las personas. Muchos que me ven cómo soy (y me refiero a mi entorno) por fuera se quedan con una sola impresión de mí y desde hace años tengo una etiqueta asignada por más de uno, pero no conocen mis emociones, mis aficiones (de las cuales casi nunca hablo), ni siquiera saben de este blog, en realidad no me conocen y parecen tratarme como si me conociesen mejor que yo misma.

jueves, 29 de junio de 2017

Sus inicios literarios (II) / George Sand

* Esta entrada forma parte del proyecto Adopta una autora




La baronesa Dudevant me preguntó por qué me quedaba tanto tiempo en París lejos de mi marido.
Le contesté que mi marido estaba de acuerdo. 
-¿Y es verdad que tiene la intención de publicar libros?
 -Sí, señora. 
-¡Caramba! -exclamó ella-, ¡qué idea más rara!
 -Sí, señora. 
-Es algo noble y bueno; pero supongo que no figurará su nombre sobre las tapas de los libros impresos.

 -Oh, no, señora; no tema usted. 

(Historia de mi vida - George Sand)





En la entrada anterior vimos cómo fue la relación que tuvo la pequeña Aurora con los cuentos y su inicio en la lectura. Su imaginación era muy intensa. Sin embargo, es recién cuando llega a ser adulta que decide escribir en forma profesional.


domingo, 25 de junio de 2017

La mujer observada

El observador tiene la esperanza de que en esa noche su objeto de contemplación haga algo distinto. Pero ella, como siempre, permanece sentada e inmóvil, sus ojos están dirigidos hacía un punto en el espacio. Él sólo se ha dedicado a observar en secreto porque se sabe indigno de su belleza. Entonces, de repente, la mujer miró hacía el escondite de él. —Sal de inmediato— ordenó con voz profunda. El corazón del individuo latió acelerado y su cara se puso roja, sintió calor y un hueco en el estómago, salió dando pasos temblorosos y se colocó frente a ella, en ese instante, la mujer se puso de pie, sus ojos brillaban y una mirada fogosa lo traspasó. Había dejado de ser una escultura de mármol para convertirse en una mujer de carne y hueso, cuya piel tenía un intenso aroma a perfume.

***
¡Hola lectores! :), ese ha sido mi relato para el taller de escritura Móntame una escena (Literautas) de este mes de junio, el cual ha consistido en escribir un microrrelato de tema libre y como reto opcional que llevase las palabras: Perfume, esperanza y noche. Y por aquí dejo la recopilación de los relatos escritos por los demás participantes: Textos escena N° 45

miércoles, 21 de junio de 2017

Diario literario # 2 (Mayo y junio 2017)

27-05-2017

Nunca había visto una tienda departamental como medio de inspiración hasta hoy. Mientras veía bolsos y ropa diversa de mujer, comencé a observar durante segundos a algunas de las mujeres que estaban por ahí, una de ellas se probó una polera y se miraba en el espejo, otra contemplaba una prenda. En otro piso, una mujer le mostraba una blusa a su acompañante, comentó que tenía un desayuno en un hotel, con disimulo yo la miré un rato más. Es curioso cómo en esta clase de lugares uno puede olvidarse de todo, parece que todo influye, la música, las personas, todos los artículos exhibidos. La protagonista de una famosa película dijo que cuando estaba en su tienda favorita pensaba que todo estaba bien y por eso le gustaba estar ahí.



Esos objetos son una especie de faro, te prometen la experiencia de cambiar, mejorar o renovar. Todas buscamos algo, no es la ropa, ni los zapatos, ni los bolsos, ni maquillaje, no, lo que queremos son experiencias: Belleza, admiración, mirarnos al espejo y sonreírnos de satisfacción. ¿Te escandaliza?, ¿Te molesta?, ¿Importa lo que pienses?, al menos a mi no. Esos objetos que tal vez a ti te parecen superfluos están y seguirán ahí. Más que frivolidad, hay historias escondidas, deja tus estereotipos de intelectual y mira más allá.

13-06-2017

Palabras. Palabras. Palabras. ¿Por qué tantas palabras? ¿Sirven realmente de algo? Mi relación con ellas es del todo contradictoria. Me gusta leer y también escribir, pero siempre llega un momento en el cual, el exceso de palabrería me harta, la labor intelectual se hace tediosa. No entiendo el culto a la palabra, muchas veces la dulzura y la pasión de estas esconden seres secos, tristes. ¿En realidad leer nos hace mejores personas? es algo que yo no creo, carezco de esa fe porque no siento que la literatura me mejore como mujer. O tal vez estoy teniendo un concepto equivocado de lo que es cambiar, evolucionar, y es que la idea actual de ello sea lo que está del todo errada.

15-06-2017

¿Qué es lo literario? Hace un tiempo descubrí un canal de youtube de una escritora en el cual no habla de libros, sino de algunos asuntos relacionados con su vida, hasta tiene un video mostrando cómo se maquilla. Y la "naricita respingada" que todo lector lleva dentro (por favor, el que no sea así que lance la primera piedra, gracias y felicitaciones por su absoluta humildad) nos lleva a pensar en forma automática, "¿Cómo es posible que una escritora sea tan frívola?" (dicho con voz de intelectual creída) y bastaría una entrada en un blog literario (qué inteligentes y brillantes somos por tener un blog sobre libros, *risa maliciosa*) cuyo título sea esa pregunta y por supuesto, la cereza del pastel (¿o del helado?), los comentarios diciéndole a su autor(a) que están por completo de acuerdo y se culmina con el ego súper inflado, sintiéndose más brillante y más importante aún (en este siglo) con conciencia por tratar temas que generen debate (¡Oh, debatir! yo debato, tu debates, nosotros debatimos, vosotros debatisteis ... con mucho respeto y educación, mi inyección de inteligencia es más intensa, oh, oooh ...). Y la entradita aquella se empieza a hacer viral, otros escriben sesudas reflexiones con una temática similar y lo mejor de todo, algo que me arrancaría una carcajada y una alegría desbordante es que la escritora mencionada ignore todo ese derroche de palabras hechas para inflar los egos de sus autores y continúe con sus videos de maquillaje, viajes o temas amorosos, después de todo, cualquier cosa sirve para crear una historia, ¿Verdad?.

Hoy le digo a la "naricita respingada" que llevo dentro: ¡Púdrete! quiero divertirme y gozar la vida, llévate bien lejos tu idiotez de ser profunda, mira que no quiero parecer una seca institutriz del siglo XIX.


lunes, 19 de junio de 2017

Diario literario # 1 (Mayo y Junio 2017)

27-05-2017

Todo lector sabe muy bien que la satisfacción de una buena lectura no se la quita nadie. La cantidad leída en determinado día no cansa, uno se detiene y no quiere continuar por no querer estropear la experiencia debido a un exceso de páginas leídas. Hoy ha sido mi caso, he leído dos relatos de James Joyce y uno de Nikolai Gogol. Qué hermoso es poder ser testigo de obras de arte en pequeña escala, los giros de cada autor, las ubicaciones de sus relatos, el modo de encauzar a sus personajes, son una cátedra para todo aspirante a cuentista, en especial el de Gogol, es como una reproducción exacta de una pintura elaborada en un gran lienzo pero hecha en uno pequeño, lo que quiero decir, es que ha condensado en unas veinte páginas, una de esas enormes novelas rusas que suelen tener quinientas o más páginas. 

Ayer estuve en una librería, me detuve en la sección de clásicos universales, contemplé algunas obras que llamaron mi atención, es curioso cómo la novela en la actualidad domina el panorama literario, veía ayer algunas de estas novelas que en otro tiempo me hubieran entusiasmado pero ahora me causan hartazgo, en cambio revisé si habían libros de relatos, uno de ellos era: Novelas de San Petersburgo, cuatro relatos de Nikolai Gogol, todos ambientados en San Petersburgo, ciudad que causó gran desilusión a este escritor.

Mientras seguía mirando libros pude captar la conversación de un chico con su amiga. Hizo ante ella una exhibición de sus conocimientos literarios, por su modo de hablar y un detalle que mencionó supe que él era estudiante de literatura (o al menos seguía algún estudio relacionado). Parece que la mayoría de personas al tener algún conocimiento sienten la necesidad intensa de hablar de ello, es algo que no llego a entender, debe ser porque yo hablo poco o nada, pero también noto que hoy en día parece haberse impuesto un tipo de evangelismo o propaganda en base a cualquier experiencia o conocimiento, si eres lector debes recomendar libros a todo aquel que se cruce en tu camino, hay quienes lo hacen porque les provoca, pero qué pasa con quienes no sentimos esa inclinación. Soy tan poco dada a recomendar libros, sí, soy ese anticuado prototipo de lectora solitaria, no creo demasiado en la lectura como experiencia colectiva, al menos no la mayor parte del tiempo, como experiencia ocasional puede ser divertido.

08-06-2017

En medio de la locura surge el amor. En la canción Madness del grupo Muse, el cantante se pregunta si lo que siente es amor o locura. ¿Habría algo de malo en que la locura también formase parte del amor?, esto es lo que yo me pregunto hoy, siendo las cuatro de la tarde (hora peruana). La verdad no espero una respuesta pero ya conozco las civilizadas y mesuradas (o sea sin chiste, ni gracia) proclamas que invitan a tratar el amor con pinzas, esto es, el amor romántico. ¡Qué aburrido, qué aséptico sería un amor sin romance! como estar en un quirófano. Que el amor sea loco, espontáneo, y hasta infantil, eso es mucho mejor que el llamado amor maduro (amor viejo, desinfectado, insípido), y es excelente cuando rompe esquemas, destruye ideas, pensamientos, y quiebra todo para envolverlo en el caos, en un total desenfreno¿Qué es el amor? tal vez una perla que nos lanzan y actuamos como cerdos ante ella o como elefantes pisando margaritas.



(He estado escuchando durante varios días 'Madness' y me ha sido inevitable dedicar unas líneas a todo lo que me ha ido rondando por la mente a raíz de ello)

miércoles, 24 de mayo de 2017

Reseña: Cuentos de mujeres por mujeres (I)


El bosque estaba oculto bajo sombras de un anochecer de junio, antes que den las ocho, a pesar de que un luminoso ocaso sobrevivía tímidamente entre los troncos de los árboles. (Una garza blanca - Sarah Orne Jewett)

Siete son los cuentos que trae este libro, escritos por varias autoras como Katherine Mansfield, Louisa May Alcott, Mary Wilkins, Sarah Orne Jewett, Matilde Serao, Grazia Deledda y Selma Lagerloff; todas ellas de diferentes países, además, sus cuentos poseen temáticas muy distintas entre sí. Pero no sólo están sus historias, también hay un prólogo en el cual se explica el papel de la mujer en la literatura, ya sea como autora o personaje, asimismo, antes de cada cuento hay una breve biografía de cada escritora. 

Comparaciones con otros autores

Matilde Serao (escritora nacida en el año 1856 en Grecia, pero vivió toda su vida en Italia) ha sido comparada con escritores como Flaubert, Balzac y Zola. Por otro lado, Grazia Deledda (nacida en la isla de Cerdeña en 1871) fue comparada con el escritor ruso Máximo Gorki. Y Katherine Mansfield con Chéjov.

Los cuentos

Como dije al inicio, todos los cuentos son muy diferentes entre sí, y son un testimonio del gran talento de sus autoras. Hay temas como la vanidad, el cuidado a los animales, el azar, la religión, la individualidad, viajes, incluso el cuidado de la salud física.

Uno de los que más me ha gustado ha sido: Una garza blanca (Sarah Orne Jewett), el cual trata sobre una niña que debe tomar una decisión importante. El cuento en si mismo es un poema y ese aspecto ha sido el que más me ha gustado. A continuación algunos fragmentos:

La breve noche de verano le pareció infinita como una extensa noche de invierno ...
Allá estaba el mar con el sol naciente extendiéndose como un fulgor dorado, y hacia el magnífico oriente volaban dos halcones aleteando con lentitud.
Una monja de Nueva Inglaterra (Mary Wilkins) se trata de una mujer que vive sola, se describen sus hábitos, los cuales disfruta hasta que una persona retorna a su vida y con ello la posibilidad de un cambio. Me ha gustado cómo la autora vuelve una historia muy tranquila en una lectura muy interesante. En este relato se va contra una idea muy extendida actualmente, al punto de que en forma inconsciente se ha vuelto una obligación: Probar nuevas experiencias y salir al mundo. Aquí existe una reivindicación de un estilo de vida sereno, hasta rutinario pero muy personal.

Terno seco (Matilde Serao), al leer esta historia nos enteramos de que terno es como se le llama a un juego de lotería italiano. Una criada llamada Tomasita encontrará unos números anotados en un papel y creerá que esos son los elegidos por su patrona para jugar el terno. Aquí vemos cómo el juego de azar se convierte en un medio para aspirar a una vida mejor entre la burguesía venida a menos y la clase baja.

De principio a fin tuve gran curiosidad por saber qué iba a pasar, fue una sensación de suspenso y eso que es un relato realista de tipo costumbrista sin un misterio extravagante. Las descripciones son detalladas pero cuya extensión es apta para un cuento. Otro aspecto que me gustó fue conocer parte de la vida de la patrona de Tomasita, una señora francesa y su hija Catalina, aunque sus vidas son austeras tienen una atmósfera en parte acogedora. La madre da clases de idiomas como medio de sustento y la hija asiste a la escuela.

Pecado mortal (Grazia Deledda), es acerca de un sacerdote que se siente atraído por una mujer. Creo que es un relato bien escrito porque ha conseguido transmitirme algo: fastidio, sí, incomodidad por cómo la religión se desplaza como una sombra densa y la opresión que aplasta al protagonista ante algo tan natural. Tiñe de oscuridad la vitalidad y la pasión, su ascetismo mata en vida, deja sin sal. El sacerdote es insoportable y la mujer que le atrae otro tanto, son el típico caso de hombre sensible pero pasivo y de mujer irónica, mordaz.

La novela de la mujer de un pescador (Selma Lagerloff), una mujer se enamora de un marino y se casa con él, pero muy pronto descubre que él no es lo que aparenta. Debo decir que no me gustó el comienzo ya que no pude comprender bien lo que se narraba, pero luego de las dos primeras páginas, el relato cobra interés y el cómo se fue desarrollando fue de mi agrado. Evidentemente, aquí los temas son la vanidad, la mentira y las consecuencias de guiarse sólo por las apariencias.

Jerseys o el fantasma de las niñas (Louisa May Alcott), una nueva profesora llega a un internado para niñas y estas sienten una profunda admiración por ella, les llama la atención lo saludable de su aspecto y su gusto por el ejercicio (algo muy extraño en una mujer del siglo XIX). Ella implantará nuevos hábitos en las vidas de sus jóvenes alumnas y en medio de ello un acontecimiento muy extraño ocurrirá.

Es un cuento muy ágil con muchos diálogos. Resulta muy entretenida la interacción entre las niñas, además hay buenas enseñanzas en cuanto al cuidado personal. La historia en si misma es muy del estilo de Louisa May Alcott, a pesar de que últimamente tiendo a huir de relatos/novelas cuya máxima intención sea dejar mensajes, enseñanzas o transmitir valores, la autora tiene un modo de escribir que hace imposible no prestarle atención.

Una verdadera aventura (Katherine Mansfield), en una época que podría ser finales del siglo XIX o inicios del siglo XX,  una joven viaja sola y vive experiencias muy divertidas, en todas ellas, los hombres tienen un nulo sentido del humor y no digo más. Katherine Mansfield, es una autora muy especial y es mejor que como lectores la descubramos con nuestros propios ojos. Es de esos seres muy poco comunes que puede manejar algo poético y humorístico con maestría, cuando la mayoría de autores se inclinan sólo por uno de los dos lados de la balanza.

En fin, esas son las historias que nos traen estas escritoras de las cuales hay mucho que aprender, tanto en cómo construir buenos relatos como en aspectos relacionados con nuestras vidas personales. 

lunes, 15 de mayo de 2017

Booktag: Manías y no manías literarias


Su manía es leer al revés :D


Denise me ha nominado a este booktag de las manías literarias (yo agregué no manías porque no creo tener tantas manías, jijiji), a ver qué les parecen mis respuestas :3


A continuación las reglas:

a) Escribir 10 manías o hábitos que tengas a la hora de leer, comprar un libro, etc.


b) Nominar a 5 blogs (y comentar en su blog que fueron nominados).

c) Citar 3 de las 10 manías que has puesto, para que tus nominados digan si las comparten o no (también puedes contestar a las que citó quien te nominó).

1.- Rara vez hablo de libros. 
Soy de las personas que prefiere escuchar en lugar de hablar, en forma oral me cuesta explicar porqué un libro me ha gustado aparte de un "me gusta" o "me encantó", prefiero hacerlo por escrito. Yo necesito estar a solas para ordenar mis ideas. En cambio, me encanta cuando alguien habla con gran entusiasmo y facilidad de porqué tal o cual libro le ha gustado, por mi, que esa persona hable y hable que yo encantada oiré y/o preguntaré.

2.- A veces voy a las librerías sólo a mirar los libros.
Sí, a veces me provoca entrar, revisar algunos libros sin tener intención de comprar alguno. Eso sí, me gusta mirar sola, no me gusta hablar con librero alguno (sí, llega a ser contradictorio con el punto uno, pero la mente humana es complicada :3), no es nada personal, sino que disfruto demasiado perderme en mis pensamientos y hay libros que disparan mi imaginación (XD), esto ocurre con mayor intensidad si estoy escuchando música :D.

3.- Casi siempre leo escuchando música.
A veces me harto y leo en silencio. Pero la música como acompañante me ayuda un montón a reflexionar. Eso sí, trato de elegir aquella que sea adecuada para el libro que vaya a leer (obviamente, no voy a escuchar Pop mientras leo un clásico), por lo general elijo soundtracks o alguna canción en inglés.

4.- Cuando un libro me gusta demasiado mis pensamientos se dirigen a otra parte.
Sé que es muy raro, pero suele ocurrir que cuando lo que leo me interesa demasiado lo tomo como punto de partida para pensar en otras cosas, salto de una conversación imaginaria a otra y luego de varios minutos retomo la lectura. (Mi mente es un cajón revuelto)

5.- Soy minimalista.
No soy de las personas que va a comprar un llavero con su personaje literario favorito, y menos ropa alusiva a un libro. No tengo posters en mi pared. No compro diferentes ediciones de un mismo libro y menos por el único hecho de que la portada sea bellísima. No huelo libros, ni los abrazo, ni les construyo un altar (tal como le mencioné a Denise ;))

6.- Trato (no siempre) de terminar los libros que he comenzado.
En más de una ocasión me ha pasado que al iniciar un libro y no me ha interesado mucho, lo he dejado y lo he retomado meses después, y al hacer eso encuentro muy interesante lo que está escrito. Por ejemplo, me pasó con "Historia de dos ciudades" de Dickens, las primeras páginas me aburrieron un montón, dejé de leerlo y cuando volví a leerlo meses después, descubrí una historia excelente.

Aunque claro, también hay otros que si es muy posible que nunca retome, como "La chica Danesa" (ni recuerdo el nombre de su autor) , leí casi la mitad pero es muy lenta, no esa lentitud de las novelas del siglo XIX cuyos autores realizan reflexiones con intensidad y poco o nada me importa si "interrumpen" el curso de la trama. Pero es que "La chica Danesa" da sueño y la esposa del protagonista es demasiado irritante (sí, ya sabemos que eres muy "independiente", "inteligente" y "especial", como sea que te llamabas). Es que si vas a contar una historia de un hombre que cambia de sexo, no sé, debería ser más intensa por el trasfondo psicológico de un tema como el mencionado.

7.- Trato de leer sólo libros en físico.
Leer en físico para mi es mucho más personal que en formato digital. Sólo leo en mi PC o en el celular cuando no me queda de otra. No tengo Kindle (igual andar con uno en una ciudad como la que vivo, Lima, no me parece buena idea, así que si tuviera uno, no lo sacaría de mi casa, jajaja)

8.- No presto libros.
En realidad sólo se los presto a mi mamá o a mi hermano porque vivimos en la misma casa.

9.- Puedo leer en el transporte público.
Si encuentro un asiento, hay silencio o estoy con mis audífonos puestos escuchando música, además si hay buena iluminación y tengo ganas, leo sin problema. Sólo la mala iluminación, la música fea y en alto volumen que suelen escuchar los choferes y la falta de ganas hacen que no lea ahí.

10.- Compro mis libros en base a mi intuición.
Si leo una reseña, el argumento de un libro u oigo hablar respecto a este, a veces sucede que por dentro me emociono y me digo: "Tengo que leerlo". En realidad más que una emoción es una corazonada muy fuerte de que es necesario de que lo lea en algún momento. Esto me sucede independientemente de que guste o no a muchas personas o de que la reseña esté bien escrita, aunque si leo una reseña floja, no voy a tener interés en leer el libro en cuestión.

Mis nominadas:

1) Blog de Naeko: Cosas
2) Blog de Adella Brac: Las palabras soñadas
3) Blog de Pilar: Musas en su tinta

Sería interesante si respondieran a los puntos 1,5 y 6.

Gracias por leer. Bye :)

sábado, 6 de mayo de 2017

¿Y ahora qué?



"Eso desean los que viven en estos tiempos pero no nos toca a nosotros decidir qué tiempo vivir, sólo podemos elegir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado" (Gandalf. J.R.R. Tolkien)


Cuando cumplí treinta años comencé a entender un poco mejor de qué se trata el tiempo o debería decir, su opresivo paso. ¿Qué ocurre cuando no tienes 'una carrera'?, sí, esa cosa con la cual todo ser humano actual se debería sentir ultra realizado. Sólo veo relojes avanzando y escucho un sin fin de preguntas, por eso me he aislado a nivel social, para no enfrentar esa disección que quieren hacer de mi persona. Cada día que pasa voy perdiendo más la confianza en quienes se supone aún son cercanos en mi vida, es una profunda vergüenza la que siento ante ellos, mi fracaso como mujer 'moderna' es demasiado fuerte, no soy capaz de mirarlos a los ojos.

He leído sobre grupos de personas para las cuales el tiempo, tal y como lo concebimos nosotros, no existe, a lo mucho prestan atención al día y a la noche. Los más arraigados a la civilización pueden concebir la ausencia del reloj como un acto de barbarie, pero tal vez destruir las horas, los minutos y los segundos sea lo más sabio o lo más revolucionario (o ambos a la vez) que se puede hacer. 

(Un golpe ... segundo golpe ... tercer golpe, silencio)

Luego del ruido sólo pude ver los trozos de vidrio dispersados en el suelo, tanto la aguja que marcaba los minutos como la que indicaba los segundos se hallaban desprendidas. Sentí un dolor en el pecho, como si hubiese dañado a un ser vivo en lugar de a un objeto.

El silencio decretó de que en esta habitación el tiempo ha dejado de existir. Sentada en un rincón, con la espalda apoyada contra la pared hago lo único que sé hacer,  escribo:  ¿Y ahora qué?.

***


¡Hola lectores! Este relato corresponde a mi primera participación en el Reto Citaura marzo 2017 y pueden también leer la  Recopilación de relatos del reto Citaura. En cualquiera de los links podrán leer en qué consiste el reto, en resumen, se debe crear un microrrelato que tenga como máximo 30 líneas de word, y ello a partir de una cita daba por las creadoras de la iniciativa.

Espero estén teniendo un buen fin de semana :) y yo me despido hasta dentro de quince días.

domingo, 30 de abril de 2017

No, otra vez no


Cuando vi por primera vez el símbolo en su camisa, tuve la certeza de que su insistencia en entablar amistad conmigo era para que me uniera a su movimiento. -Tenemos el compromiso de ayudar a la humanidad a ganar su libertad- fue lo que me dijo durante nuestra última conversación. En ese momento, una opresión muy intensa creció en mi pecho; aquellas palabras escondían algo oscuro y esclavizante. No, no volvería a caer.


***

Mensaje de la autora (o sea, yo) :)

¡Hola lectores! el tiempo ha pasado muy rápido y dentro de poco ya estaremos en Mayo y por supuesto yo no quería dejar de participar en el Reto 5 lineas (Abril 2017) en el blog de Adella Brac. Consiste en escribir un relato de cinco líneas, el cual debe contener tres palabras, por ejemplo las de este mes son: Camisa, compromiso y ganar.

Por ahora me despido y espero inicien mayo con las pilas recargadas ;)

viernes, 14 de abril de 2017

Cambios en el blog



Quienes han visitado antes este espacio saben que se llamaba "Sentimiento y juego", nombre que puede resumir la esencia de la literatura en tan sólo dos palabras, pero hace unos días me hallaba pensando en cómo mejorar el blog, desde que lo abrí tengo la idea de que algo le falta sin tener muy en claro qué, y pensé en primer lugar en el nombre, le falta fuerza, así que comencé a pensar en otro que sea posible, algunos eran menos originales, otros no sobrepasaban en fuerza al nombre que tenía, hasta que por fin dí con un título mucho más intenso: Ficción absoluta. Dos palabras que juntas parecen llegar a derribar y traer algo nuevo y mejor. Al fin y al cabo, eso es lo principal de este lugar, crear ficciones.

Y no sólo cambié de nombre al blog, también he realizado cambios estéticos, combinar el rosa con el blanco me gusta mucho, tal vez le da un aire algo infantil, pero bueno, me siento cómoda y creo refleja un poco mejor parte de mi personalidad. Casi todas las secciones actuales se mantendrán y agregué una pestaña titulada: Sobre mi. Entiendo que darse a conocer un poco más hace que un blog sea más cálido y no tan frío e impersonal, así que me aventuré a crear este apartado, en el cual en lugar de una presentación, he reunido algunas entradas de corte personal que he publicado y lo que vaya publicando en el futuro al respecto irá también a esta sección.

En el futuro habrán nuevas secciones pero relacionadas con el cuento o relato como género literario, así como mis opiniones de autores cuyos relatos voy leyendo, aunque eso sí, me tomaré mi tiempo para hacer cada una de ellas, no serán tan habituales, pero creo que son necesarias.

Casi siempre que publique (tal como lo vengo haciendo) será sábado o domingo, aunque a veces lo haré cada quince días, a fin de ser más cuidadosa con la calidad de lo que escriba.

Y otro cambio importante es en lo que respecta a la iniciativa Adopta una autora (si dan click llegarán directamente al blog donde explican de qué trata y cómo participar ;)), seguiré participando con entradas sobre George Sand, pero he decidido hacer un blog que sea exclusivo para ella: Conociendo a George Sand, así creo todo será más ordenado. Sin embargo, las dos entradas que ya publiqué permanecerán en este blog, ya que en la ficha que tiene George Sand en la página de Adopta una autora tienen el enlace hasta aquí.

Por ahora es todo y me despido hasta la próxima entrada. Bye :)

sábado, 8 de abril de 2017

George Sand: Sus inicios en la literatura (I)

Esta entrada forma parte del proyecto Adopta una autora
Sea por la educación. Por lo que me enseñaron, o por predisposición, lo cierto es que el amor por la novela se posesionó violentamente de mí antes de que hubiera acabado de aprender a leer.
Estas son las palabras que Aurora (ya siendo George Sand) escribe en su autobiografía : Historia de mi vida. A lo largo de su obra nos va mostrando, sin que transmita una sola sombra de presunción (al menos así lo percibo yo), cómo desde muy pequeña creaba sus propias historias. Es imposible no apreciar en ella a un ser que ya estaba predestinado a ocupar un lugar en la literatura universal.

En un inicio, como todo niño, debió afrontar el periodo de apreciar unos signos desconocidos en cada página. Una etapa tediosa y que siendo adultos en cierto modo revivimos si comenzamos a leer en otro idioma.

Llegué a entender lo que me daban a leer, repitiendo. Yo no leía por mi cuenta; era de temperamento indolente y sólo podía superarlo a costa de grandes esfuerzos.
A pesar de que las letras aún le eran extrañas, su imaginación era muy intensa, alimentada por las figuras de los libros y por oír las historias que le narraban.

... caía en ensoñaciones hasta el punto de perder con frecuencia la noción de la realidad que me rodeaba.
De no ser por su madre, quien le habló tanto al respecto, Aurora no hubiera podido narrarnos cómo durante su tierna infancia inventaba cuentos sin fin en voz alta:

... que mi madre llamaba mis novelas.
No me acuerdo para nada de estas creaciones; mi madre me habló mil veces de ellas, mucho antes de que se me ocurriera escribir. 
¿Cómo eran estos cuentos? Una mezcla de todo aquello que llamaba su atención. El argumento que empleaba era como el de los cuentos de hadas, con un príncipe, una princesa y algunos malvados.

Todo estaba regido por la Impronta de un pensamiento infantil jovial y optimista. 
Sus historias eran extensas, cuando las narraba hasta determinado punto, al día siguiente continuaba desde ahí.

Existía otro elemento que avivaba su imaginación, el juego:

Representábamos batallas y fugas a través de espesos bosques, que impresionaban vivamente mi fantasía. 
Además, George Sand narra una experiencia que muestra el nivel tan alto de la intensidad que llegaba a alcanzar su capacidad para estar 'fuera de la realidad'. En una ocasión ella y su prima Clotilde se perseguían en casa de su tía, pero realmente llegaron a creer que estaban entre árboles.

... nos sentíamos realmente en medio de una naturaleza sombría, de la que se iba posesionando la oscuridad de la noche. 
Cuando su madre llevó a la pequeña Aurora hacía la mesa se quedó asombrada al ver el entorno real, los objetos, las luces y la mesa.

Evidentemente salía de una total alucinación y me resultaba difícil abandonarla tan bruscamente.
Muchas veces era muy difícil para ella estar segura de dónde se hallaba en realidad, si en su casa o en la de su tía (en Chaillot).

En el libro reseñado en la entrada anterior , la naturaleza ocupa un lugar muy importante para George Sand, tanto así que para su protagonista es más importante que las piedras preciosas y su prima Laura valora aún más el campo. Esto lo menciono porque durante la niñez de Aurora su lugar favorito era el jardín de la casa de sus tíos en Chaillot y se expresa así:

... apenas pisaba el jardín, me parecía estar en la isla encantada de los cuentos.  
Y es en la terraza de ese mismo jardín donde realizaban sus ... 


... grandes juegos de batallas, fugas y persecuciones. 
Allí fue también donde vi por primera vez mariposas y enormes girasoles que me parecieron de cien pies de altura.
En la próxima entrada continuaremos explorando la relación de la pequeña Aurora con la naturaleza, no olvidemos que el campo será un escenario muy importante en sus obras siendo ya adulta. 

No es la pieza exacta que describe pero también es una Venus de Sévres. Dar click aquí para ver origen de la imagen.

Y para terminar, nuestra autora nos contará sobre uno de sus juguetes favoritos siendo niña, una antigüa pieza de vajilla:

Una pequeña Venus de Sévres con dos palomas en las manos; tenía un pedestal en forma de plato oval en vidrio ondulado, engastado en un aro de cobre reluciente, cubierto de pequeñas muescas que sostenían unos tulipanes que hacían de candeleros, y al encender las bujías, el vidrio, que parecía un trozo de agua, reflejaba las luces, la estatuilla y los bellos adornos dorados del engarce. Este juguete constituía para mí un mundo maravilloso, y cuando mi madre me contaba el cuento de Percinet y Graciosa, yo me imaginaba paisajes con lagos y mágicos jardines. ¿Dónde pueden los niños hallar mejor inspiración para las cosas que nunca han visto? ... 

Fuente:

Historia de mi vida (Autobiografía George Sand) - PDF Archivado en la Web del Ministerio de Educación y cultura de Uruguay


domingo, 19 de marzo de 2017

Doble literario (Crucigrama)

Horizontales

1.- Lo primero que la narradora observó en el interior del libro al abrirlo (doce letras).
2.- Sustantivo femenino en plural para denominar a lo que ella pasó con rapidez.
3.- Adjetivo asignado al momento en el cual ella leerá la sección que pasó por alto.
4.- Capítulo con el que inicia la lectura.
5.- Edad del primer personaje femenino en aparecer.

Verticales

1.- Numeral ordinal de la página en la cual se encuentra la ilustración del personaje antes mencionado.
2.- Lado de la hoja en el que aparece esta persona.
3.- Adjetivo designado a la chica por ser exactamente igual a la narradora.
4.- Escrito en 1860, por tanto corresponde al siglo ...
5.- El año 2016 en este relato viene a ser ...




****

1.- 'Doble literario' forma parte de mi cuarta participación en el reto Variaciones (Crucigrama) creado por Denise del Blog Primera Naturaleza.  


domingo, 12 de marzo de 2017

El interior de una ciudadana anónima



Romper. Sí, vayamos y rompamos vidrios. Que truenen y su caída sea nuestra satisfacción, la señal de una nueva existencia. Rasguemos todo estudio, hay que arrojarlos al fuego y reducir todo a cenizas. Quitemos de nuestro hablar palabras como 'edición'. Hagamos música estruendosa y que los truenos en el cielo nos acompañen. Gritemos y que nuestra fuerza primitiva hiele la sangre y fascine. Lo único que haremos en forma planeada es el sacrificio de la doncella, será consumida, es una promesa.


II

Ayer vi un dibujo, había una mujer sentada con los ojos cerrados y detrás de ella, dos imágenes: Un océano con una embarcación, y soldados de la antigua Grecia. Pensé en el cuidado con el cual la escena fue planeada, tal vez pasó por alguna clase de edición.  Fue el dibujo que observé durante más tiempo, al costado de la mujer se hallaban unos libros, pero no recuerdo los títulos. Al salir de la exposición tomé un folleto y dentro estaba mi nueva musa. Ahora ese trabajo está en la pared de mi estudio.

III


Observo lo grande, lo notorio, miro y observo con detenimiento lo que ocurre a nivel mundial, pero no es lo que más me remueve, no, donde yo me detengo durante más tiempo es en lo 'menos significativo', lo que no obedece a una planeada ética. Yo observo la soledad en sus diferentes formas, no como un estudio, sino en un sentido de experiencia y emoción, y me conduce a una inevitable edición de lo que soy antes de salir al mundo.

IV



Con vergüenza sueño con escribir poesía, sí, vergüenza porque es un arte que obedece mucho más a un don que a la constante práctica, no hay estudio, ni edición que valga si el interior del aspirante a poeta es árido. Aún así en el secreto más absoluto bosquejo 'poemas', los escondo, los leo. No existe una organización planeada, sólo espero el momento de perfecta inspiración. No olvido jamás que es de lo poco espontáneo que nos queda en este mundo.


****


Estos relatos pertenecen a mi participación en el Reto 5 líneas (Marzo 2017) del blog de Adella Brac

lunes, 6 de marzo de 2017

Desahogo (I)

Estoy a tiempo, puedo borrar esto y no publicarlo. Qué difícil es a veces el sólo hecho de existir, es lo primero que se me ocurre decir para expresar un poco lo que pasa por mi interior desde ayer y desde hace mucho, rato a rato, no a cada segundo, ni cada día, nadie podría vivir así. Escribo con la confianza de que casi nadie me leerá, es aterrador exponer una parte de lo que se lleva dentro a pesar de no dar explicaciones exactas del porqué, y que las certezas estén escondidas en las palabras.

Una sensación de no saber qué hacer, la necesidad de dar vueltas sin rumbo fijo, dolor en la vista, soledad auto impuesta, una especie de carga. No parece haber salida, salvo el tomar pequeñas medidas de índole cotidiano y poco a poco ver todo con más claridad. No sé si tiemblo por el exceso de cafeína o por estar preocupada, o ambas cosas. Decisiones aterradoras que podrían ser liberadoras, dejar atrás lo pesado pero con miedo de la incertidumbre del futuro. Tonterías, puras tonterías. Ya no espero comprensión por parte de casi nadie, para prácticamente toda la humanidad todo es blanco o negro y a los que vivimos en diferentes tonalidades de grises nos acusan de tibios o de cosas peores. Haga lo que haga seré juzgada y no mentiré, duele. Casi nadie escucha, sólo aconsejan, no escuchan porque sólo lo hacen consigo  mismos, no entienden la diferencia del otro.

Escribo porque no sé hablar, no estoy acostumbrada a conversar sobre mi persona y cuando lo hago siento que he dicho incoherencias, sólo escribiendo consigo aclarar mis pensamientos.



lunes, 20 de febrero de 2017

El escultor

Un escultor es elegido para ser el envenenado, viajero hacia un entorno desconocido para nosotros los vivos. Pero en realidad, ¿Deseamos pensar en semejante tragedia?. Como escritores podríamos evitar la existencia de este artista condenado a la fatalidad, sin embargo, nuestro capricho de dejar huella nos lleva a seguir adelante.

Esculpimos a este hombre a nuestra imagen y semejanza o a la del lector, ese ente aún más caprichoso y cruel. De todos modos el escultor cobra vida, su cuerpo y su mente son preparados para recibir el veneno otorgado por su 'padre' o 'madre', pero no se lo dará directamente él o ella, lo que hará será enviar un intermediario a su criatura. No obstante es posible que el escultor logre enterarse del plan trazado por su enemigo y un dilema se forma en su mente: ¿Ser bohemio o soldado?. Transita por los caminos del arte y la guerra. Odia y teme a quien lo creó, no entiende la finalidad de su existencia: ¿Las efímeras alabanzas a su 'padre' o 'madre'?.

Es víctima de la presunción humana, herido, desangrado por la conquista de la originalidad. El escultor clama por rebelión con intensa sed de boicotear la obra de quién lo colocó en las páginas.

viernes, 17 de febrero de 2017

Aquel día + Su aparición + Viaje a lo cotidiano

Aquel día


Pensé que ya no había nada, pero tal parece que no todo está dicho, siempre hay un modo diferente de explicarlo, la repetición absoluta no existe, es tal la complejidad de la naturaleza, la individualidad de cada uno.  Ese día volví a leer el Trac Trac del lobo estepario, el cual es un capítulo del libro de Hesse que ha representado un antes y un después en mi comprensión del interior humano, es uno de mis 'manuales' de consulta.  Además, cómo olvidar aquel martes, si fue cuando la extranjera apareció ante mi puerta.

Su aparición

Yo era incapaz de efectuar una consulta, siempre se cuestionó mi exceso de independencia, aunque más empleaban la palabra 'autosuficiencia,' como quien dice 'delito'. Mi intuición y mi observación eran mis referentes.  Y llegó el día en el cual seria sorprendida por la aparición de cierta persona, cuyos ojos me retaban en forma excitante (o al menos así lo percibía yo), en realidad, nada me impedía trazar una especie de cuadro en mi mente, en el cual aquel personaje y yo eramos protagonistas.



Viaje a lo cotidiano

I

Mi punto débil es la observación de mi entorno, me distraigo con facilidad y nunca me había preocupado demasiado. Sin embargo,  ahora que terminé de leer un libro de Jane Austen, me he propuesto durante este mes, escribir sólo usando como base lo que veo a mi alrededor. Nada me es más complicado que observar a alguien y experimentar curiosidad por su vida, sólo me emocionan quienes hacen algo poco común,  por ejemplo la consulta de un diccionario a solas en un café.

II

Ayer en el paradero vi a una chica que sacó un libro muy grueso de Elizabeth Gilbert, como había poca luz, no pude imitar su ejemplo sacando yo mi ejemplar de 'Persuasión' (Jane Austen). En el caso del otro libro, alcancé a ver parte del título y pensé hacer en otro momento una consulta en google con el fin de hallar reseñas. Al igual que yo, ella usaba lentes de medida y el cabello recogido. Llegó un bus y ella subió, la seguí con la mirada, no encontró asiento y a partir de aquí, ya no hay nada más por contar.

III

Hoy jueves no he observado casi nada, no perderme en mis pensamientos es un hábito difícil de atenuar. Podría hacer memoria de mi visita al supermercado, como por ejemplo, el momento en el cual esperaba en la fila y la señora delante mío conversaba un poco con la cajera en forma amigable, parecía una mujer muy jovial. Se le efectuó una consulta y con una leve timidez respondió que no. Era su cumpleaños. Es política del supermercado saludar a sus colaboradores y a los clientes.




****

Estos relatos pertenecen a mi participación en el Reto 5 líneas (Febrero 2017) del blog de Adella Brac







domingo, 12 de febrero de 2017

Doble literario + Escritora aficionada de shopping


Doble literario (Versión Logo-rally)

Esta vez nada iba a interferir con mi plan de leer el libro que tenía entre mis manos, lo primero que observé en su interior fue la introducción, pasé con rapidez las hojas (Esta sección siempre la leo al finalizar cualquier libro), sin embargo, procedí a doblar la punta de una página porque logré ver un fragmento que llamó mi atención y no quería olvidar su ubicación. El primer capítulo era un poco raro, ya que en su totalidad consistía en un tratado sobre la guitarra como instrumento musical y su uso a lo largo de la historia. Además, antes del segundo capítulo se hallaba escrito  un aviso lacónico a modo de intermedio, el cual decía: "Se advierte a cierta señorita que tenga cuidado con las páginas que siguen, se le recomienda tomar asiento y que una persona la acompañe en caso sufra de una impresión muy fuerte" , no pude evitar reírme y continué leyendo.

El primer personaje en aparecer era una chica de catorce años, además se hallaba una ilustración de ella, enmarcada en color verde limón, en el lado derecho de la segunda página. ¡Era igual a mí!, lo extraño de todo esto es que el libro fue escrito en 1860 y actualmente es el año 2016. Debí hacer caso a la advertencia, estaba sola, empecé a ver todo negro y me desvanecí.


Escritora aficionada de Shopping (Punto de partida)

Ayer en la noche fui a una conocida tienda de útiles de oficina y/o escolares en Miraflores porque quería comprar una libreta nueva para mis escritos, primero entré a una sucursal de la Av. Larco, me dirigí a la sección de libretas y cuadernos. Una vez ahí vi unos blocks de bitácora que me encantan, son anillados en sentido horizontal, asimismo, sus hojas son gruesas y blancas, sin embargo, son caros, además, los veo más útiles para anotar otras cosas y no realizar mis bocetos literarios. En la parte baja de los anaqueles hallé por fin el modelo de libreta que uso, pero era de setenta hojas y las portadas eran oscuras, tenían imágenes de motocicletas (y yo soy pinky-girl), en resumen, horribles.

Lo bueno es que en la Av. Pardo hay otra sucursal, pero no tuve suerte, no obstante, no estaba dispuesta a continuar con mis textos dispersos, así que opté por una solución igual de económica y con una estética agradable. Compré un block de taquigrafía y si en algún momento me animo con la poesía, tiene la estructura perfecta.

Y por cierto, en la portada del block hay una imagen de dos perros jugando cartas y uno de ellos usa sombrero.



*****

1.- 'Doble literario' forma parte de mi tercera participación en el reto Variaciones: Logo-rally  creado por Denise del Blog Primera Naturaleza.  

2.- 'Escritora aficionada de shopping' es otro relato que he creado para el reto Variaciones. El punto de partida debe ser una anécdota trivial, en este caso lo único divertido es la portada de los perros (jijiji) y lo digo a pesar de no ser una dog lover.






miércoles, 25 de enero de 2017

¿En qué ando?

Estoy escribiendo con cronómetro, si no lo hago puedo pasar más tiempo de la cuenta escribiendo y descuidar otras cosas que debo hacer esta mañana. Hace un rato estaba realizando algunas notas sobre un libro que estoy leyendo, una de esas historias que a pesar de su ambientación en la Inglaterra del siglo XIX son imperecederas. No deseo olvidar las impresiones que me está causando esta novela, si las hubiese escrito días después es obvio que las palabras no serían las mismas, incluso, la viva impresión ya habría perdido su frescura.

Un entorno tranquilo alberga habitantes con corazones bastante secos, salvo una persona, otra es muy buena, pero tan correcta que la prudencia está por encima de la pasión y eso puede ser profundamente desesperante.

Me gustaría publicar una reseña de este libro a finales de febrero, y no, no es de George Sand (la autora que adopté), es otra autora a la cual estoy leyendo por primera vez, de no ser porque una amiga muy cercana me obsequió el libro creo que nunca hubiera leído algo de ella, pero ha sido una magnífica primera impresión y me alegra iniciar  la incursión en su obra.

sábado, 14 de enero de 2017

Viaje a través del cristal (George Sand) - Reseña

Esta entrada forma parte del proyecto Adopta una autora 






"El artista ha nacido viajero; todo es viaje para su espíritu y, sin abandonar el amor de la lumbre o las enramadas de su jardín,  está autorizado a recorrer todos los caminos del mundo. Dele cualquier cosa a leer o a mirar, estudio árido o risueño: se apasionará por todo lo que le sea nuevo." (Pag. 15-16)

¿Se puede hablar de fantasía introspectiva? porque es lo que se me viene a la mente con esta novela corta, al parecer muy distinta a otras novelas mucho más conocidas de la autora como "Indiana" o "Consuelo".  Los que han leído otras obras de George Sand mencionan que entre sus elementos principales está el retratar la vida en el campo, personajes aristócratas y campesinos, también por supuesto, hay reflexiones respecto a situaciones que atraviesan las mujeres, diferentes modos de ser mujer como en "Valentina".

"Viaje a través del cristal" en cambio, se aleja bastante de lo mencionado, la historia ni siquiera está ambientada en Francia, sino en Alemania, exactamente en la ciudad de Fischhausen. Aún así, será una mujer la que ejerza la más fuerte y definitiva influencia en la vida del protagonista, por ella, replanteará su manera de pensar. Asimismo, la descripción de minerales entre otros temas relacionados con las ciencias naturales estarán muy presentes en este libro.

Obra publicada en 1864, la cual cuenta con tan sólo cuatro capítulos, también es conocida como "Laura. Viaje a través del cristal". La edición que he utilizado para la lectura y presente reseña es del año 2000 a cargo de la Editorial Astri S.A., la traducción ha sido realizada por María Cristina Davie, además cuenta con una nota preliminar escrita por Silvia Berlanga.

Esta historia comienza cuando una persona llega a la tienda de antigüedades del Sr. Hartz y le llama la atención una geoda, esta cae y se rompe, a raíz de ello se habla del arte, de las geodas y la atracción que estas pueden producir. Después el dueño entrega al visitante un manuscrito que escribió cuando era joven contando su historia.

A partir de ahí es que empezamos a acompañar a Alexis Hartz en sus inquietudes y los extraños sucesos que ocurrirán a raíz del reencuentro con su prima Laura. 

Alexis es un joven que ha crecido en el campo, ha jugado y explorado, hasta que finalmente le toca pasar a la vida adulta. "¡Qué distancia había desde ese mundo muerto en el que estaba relegado, a las delicias sin fin y sin nombre de mi vagabundeo!" (Pag. 19) Trabajar con su tío apodado "Tungstenius" y estudiar con él le resultará árido, parece que nada ni nadie lo sacará de su posición, hasta que se reencuentra con su prima Laura. Será ella quien lo introduzca y guíe en un mundo distinto, literalmente se internan en el interior de una geoda: "Estaba con Laura en el centro de la geoda de amatista que adornaba la vitrina de la galería mineralógica ..." (Pag. 30)

Dentro de la geoda, Laura es como si fuera otra persona, cuyas palabras encierran una sabiduría que para entenderlas se necesita una apertura que haya traspasado lo racional. Ella explica a Alexis su opinión de porqué dentro del cristal se ven diferentes uno al otro: Dos almas, una que existe con la persona en este mundo y otra aún no conocida que vendría a renovar a esta persona en otras vidas.

No obstante, desde el principio la autora nos va mostrando que las explicaciones de Laura, incluso los reproches hacía la inmadurez de Alexis, es decir, todo lo dicho en el territorio de los cristales es producto de la mente de Alexis, quien canaliza a través de la escritura la inquietud e impotencia que le causa el futuro matrimonio de la joven con Walter, otro joven de carácter y forma de pensar muy diferente al del protagonista, pero aún así le tiene en alta estima. De todos modos, a pesar de la certeza de que parte de la historia es imaginación de Alexis, se llega a un punto en el cual ya no se sabe qué es real y qué es fantasía.

Antes de pasar a comentar un poco sobre otro personaje que podría ser una especie de antagonista, deseo mencionar lo que cada personaje principal viene a simbolizar:

Alexis. - Un viajero (Podría ser cualquier de nosotros, si tenemos la inquietud requerida)
Laura (la del cristal). - Idealismo, espiritualidad, pureza.
Tungstenius. - Materialismo científico
Walter. - Utilitarismo
Nasías. - Ambición, violencia, fanatismo

Alexis conoce a su tío Nasías (Padre de Laura). Él es el único que cree cierto su viaje al interior de la geoda (ni siquiera la misma Laura, la de la realidad, considera que sea verdadero lo que dice), con la diferencia de que mientras Alexis tiene la convicción de que lo visto dentro de la geoda pertenece a un plano espiritual, Nasías cree en la existencia de un lugar así en físico, en la tierra. Ambos terminarán viajando al Polo Norte, donde nuestro protagonista estará entre el delirio y la exploración.

Mientras Laura (la del cristal) influye en Alexis debido al amor que él siente por ella, en cambio, la influencia de Nasías es debido a un diamante que en parte anula la voluntad de Alexis, como si ese elemento contuviera una especie de "magia".

Nasías es exaltado, una mezcla de hombre que cree en lo que va más allá de lo racional con la ambición propia de un hombre que busca riqueza (no una común, sino la de los cristales debajo de la tierra).

George Sand a través de sus personajes nos obsequia reflexiones muy dignas de tomar en cuenta, como por ejemplo, una de las impresiones de Alexis durante su travesía en el Polo Norte:

"Esas regiones fantásticas oprimen el corazón del hombre, porque no aborda sus implacables amenazas sin haber hecho el sacrificio de su vida, y porque en todo momento la siente desquiciada  por fuerzas que su ciencia, su coraje y su ingenio aún no han podido vencer; más en la excepcional situación en la que me encontraba, el cuerpo protegido por un bienestar inexpresable y el espíritu sumergido en una serenidad más sorprendente todavía, no veía sino lo grandioso, lo curioso, lo embriagador del espectáculo" (Pag. 80)
Así como aquel, hay otros pasajes cuya lectura es placentera y/o nos pueden llevar a la reflexión.

"¿Qué hacéis aquí, donde el hombre no es nada y donde nada está hecho para él?" (Pag. 106). Esto es lo que piensa Alexis que podría decir una región forestal que está recorriendo.
"El hombre es un niño-me dijo-. El estudio y examen de la naturaleza no le bastan. Es preciso que su imaginación le proporcione leyendas y ficciones pueriles, en tanto que lo maravilloso llueve del cielo sobre él sin que ningún mago se mezcle en ello". (Pag. 83). Esto es lo que Nasías le dice a su sobrino Alexis durante su viaje al Polo Norte.


George Sand nos muestra que recorrer la fantasía puede ser un camino necesario para apreciar mejor nuestra realidad, porque no podemos vivir únicamente a base de idealismo, también necesitamos lo terrenal, tal como Alexis, quien en un momento dado manifestó: 

"Jamás me sucederá decir como Walter que la forma y el color no significan nada y que lo bello es una palabra vana; pero he sido criado en el campo, Laura: siento que el aire y el sol son las delicias de la vida, y que a uno se le atrofia el cerebro en un joyero, por magnífico y colosal que éste sea. Daría todas estas maravillas que están alrededor de nosotros por un rayo de luz matinal y el canto de una curuca, o solamente una langosta en nuestro jardín de Fischausen."


Silencio