viernes, 17 de febrero de 2017

Aquel día + Su aparición + Viaje a lo cotidiano

Aquel día


Pensé que ya no había nada, pero tal parece que no todo está dicho, siempre hay un modo diferente de explicarlo, la repetición absoluta no existe, es tal la complejidad de la naturaleza, la individualidad de cada uno.  Ese día volví a leer el Trac Trac del lobo estepario, el cual es un capítulo del libro de Hesse que ha representado un antes y un después en mi comprensión del interior humano, es uno de mis 'manuales' de consulta.  Además, cómo olvidar aquel martes, si fue cuando la extranjera apareció ante mi puerta.

Su aparición

Yo era incapaz de efectuar una consulta, siempre se cuestionó mi exceso de independencia, aunque más empleaban la palabra 'autosuficiencia,' como quien dice 'delito'. Mi intuición y mi observación eran mis referentes.  Y llegó el día en el cual seria sorprendida por la aparición de cierta persona, cuyos ojos me retaban en forma excitante (o al menos así lo percibía yo), en realidad, nada me impedía trazar una especie de cuadro en mi mente, en el cual aquel personaje y yo eramos protagonistas.



Viaje a lo cotidiano

I

Mi punto débil es la observación de mi entorno, me distraigo con facilidad y nunca me había preocupado demasiado. Sin embargo,  ahora que terminé de leer un libro de Jane Austen, me he propuesto durante este mes, escribir sólo usando como base lo que veo a mi alrededor. Nada me es más complicado que observar a alguien y experimentar curiosidad por su vida, sólo me emocionan quienes hacen algo poco común,  por ejemplo la consulta de un diccionario a solas en un café.

II

Ayer en el paradero vi a una chica que sacó un libro muy grueso de Elizabeth Gilbert, como había poca luz, no pude imitar su ejemplo sacando yo mi ejemplar de 'Persuasión' (Jane Austen). En el caso del otro libro, alcancé a ver parte del título y pensé hacer en otro momento una consulta en google con el fin de hallar reseñas. Al igual que yo, ella usaba lentes de medida y el cabello recogido. Llegó un bus y ella subió, la seguí con la mirada, no encontró asiento y a partir de aquí, ya no hay nada más por contar.

III

Hoy jueves no he observado casi nada, no perderme en mis pensamientos es un hábito difícil de atenuar. Podría hacer memoria de mi visita al supermercado, como por ejemplo, el momento en el cual esperaba en la fila y la señora delante mío conversaba un poco con la cajera en forma amigable, parecía una mujer muy jovial. Se le efectuó una consulta y con una leve timidez respondió que no. Era su cumpleaños. Es política del supermercado saludar a sus colaboradores y a los clientes.




****

Estos relatos pertenecen a mi participación en el Reto 5 líneas (Febrero 2017) del blog de Adella Brac







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Silencio