jueves, 29 de junio de 2017

Sus inicios literarios (II) / George Sand

* Esta entrada forma parte del proyecto Adopta una autora




La baronesa Dudevant me preguntó por qué me quedaba tanto tiempo en París lejos de mi marido.
Le contesté que mi marido estaba de acuerdo. 
-¿Y es verdad que tiene la intención de publicar libros?
 -Sí, señora. 
-¡Caramba! -exclamó ella-, ¡qué idea más rara!
 -Sí, señora. 
-Es algo noble y bueno; pero supongo que no figurará su nombre sobre las tapas de los libros impresos.

 -Oh, no, señora; no tema usted. 

(Historia de mi vida - George Sand)





En la entrada anterior vimos cómo fue la relación que tuvo la pequeña Aurora con los cuentos y su inicio en la lectura. Su imaginación era muy intensa. Sin embargo, es recién cuando llega a ser adulta que decide escribir en forma profesional.


domingo, 25 de junio de 2017

La mujer observada

El observador tiene la esperanza de que en esa noche su objeto de contemplación haga algo distinto. Pero ella, como siempre, permanece sentada e inmóvil, sus ojos están dirigidos hacía un punto en el espacio. Él sólo se ha dedicado a observar en secreto porque se sabe indigno de su belleza. Entonces, de repente, la mujer miró hacía el escondite de él. —Sal de inmediato— ordenó con voz profunda. El corazón del individuo latió acelerado y su cara se puso roja, sintió calor y un hueco en el estómago, salió dando pasos temblorosos y se colocó frente a ella, en ese instante, la mujer se puso de pie, sus ojos brillaban y una mirada fogosa lo traspasó. Había dejado de ser una escultura de mármol para convertirse en una mujer de carne y hueso, cuya piel tenía un intenso aroma a perfume.

***
¡Hola lectores! :), ese ha sido mi relato para el taller de escritura Móntame una escena (Literautas) de este mes de junio, el cual ha consistido en escribir un microrrelato de tema libre y como reto opcional que llevase las palabras: Perfume, esperanza y noche. Y por aquí dejo la recopilación de los relatos escritos por los demás participantes: Textos escena N° 45

miércoles, 21 de junio de 2017

Diario literario # 2 (Mayo y junio 2017)

27-05-2017

Nunca había visto una tienda departamental como medio de inspiración hasta hoy. Mientras veía bolsos y ropa diversa de mujer, comencé a observar durante segundos a algunas de las mujeres que estaban por ahí, una de ellas se probó una polera y se miraba en el espejo, otra contemplaba una prenda. En otro piso, una mujer le mostraba una blusa a su acompañante, comentó que tenía un desayuno en un hotel, con disimulo yo la miré un rato más. Es curioso cómo en esta clase de lugares uno puede olvidarse de todo, parece que todo influye, la música, las personas, todos los artículos exhibidos. La protagonista de una famosa película dijo que cuando estaba en su tienda favorita pensaba que todo estaba bien y por eso le gustaba estar ahí.



Esos objetos son una especie de faro, te prometen la experiencia de cambiar, mejorar o renovar. Todas buscamos algo, no es la ropa, ni los zapatos, ni los bolsos, ni maquillaje, no, lo que queremos son experiencias: Belleza, admiración, mirarnos al espejo y sonreírnos de satisfacción. ¿Te escandaliza?, ¿Te molesta?, ¿Importa lo que pienses?, al menos a mi no. Esos objetos que tal vez a ti te parecen superfluos están y seguirán ahí. Más que frivolidad, hay historias escondidas, deja tus estereotipos de intelectual y mira más allá.

13-06-2017

Palabras. Palabras. Palabras. ¿Por qué tantas palabras? ¿Sirven realmente de algo? Mi relación con ellas es del todo contradictoria. Me gusta leer y también escribir, pero siempre llega un momento en el cual, el exceso de palabrería me harta, la labor intelectual se hace tediosa. No entiendo el culto a la palabra, muchas veces la dulzura y la pasión de estas esconden seres secos, tristes. ¿En realidad leer nos hace mejores personas? es algo que yo no creo, carezco de esa fe porque no siento que la literatura me mejore como mujer. O tal vez estoy teniendo un concepto equivocado de lo que es cambiar, evolucionar, y es que la idea actual de ello sea lo que está del todo errada.

15-06-2017

¿Qué es lo literario? Hace un tiempo descubrí un canal de youtube de una escritora en el cual no habla de libros, sino de algunos asuntos relacionados con su vida, hasta tiene un video mostrando cómo se maquilla. Y la "naricita respingada" que todo lector lleva dentro (por favor, el que no sea así que lance la primera piedra, gracias y felicitaciones por su absoluta humildad) nos lleva a pensar en forma automática, "¿Cómo es posible que una escritora sea tan frívola?" (dicho con voz de intelectual creída) y bastaría una entrada en un blog literario (qué inteligentes y brillantes somos por tener un blog sobre libros, *risa maliciosa*) cuyo título sea esa pregunta y por supuesto, la cereza del pastel (¿o del helado?), los comentarios diciéndole a su autor(a) que están por completo de acuerdo y se culmina con el ego súper inflado, sintiéndose más brillante y más importante aún (en este siglo) con conciencia por tratar temas que generen debate (¡Oh, debatir! yo debato, tu debates, nosotros debatimos, vosotros debatisteis ... con mucho respeto y educación, mi inyección de inteligencia es más intensa, oh, oooh ...). Y la entradita aquella se empieza a hacer viral, otros escriben sesudas reflexiones con una temática similar y lo mejor de todo, algo que me arrancaría una carcajada y una alegría desbordante es que la escritora mencionada ignore todo ese derroche de palabras hechas para inflar los egos de sus autores y continúe con sus videos de maquillaje, viajes o temas amorosos, después de todo, cualquier cosa sirve para crear una historia, ¿Verdad?.

Hoy le digo a la "naricita respingada" que llevo dentro: ¡Púdrete! quiero divertirme y gozar la vida, llévate bien lejos tu idiotez de ser profunda, mira que no quiero parecer una seca institutriz del siglo XIX.


lunes, 19 de junio de 2017

Diario literario # 1 (Mayo y Junio 2017)

27-05-2017

Todo lector sabe muy bien que la satisfacción de una buena lectura no se la quita nadie. La cantidad leída en determinado día no cansa, uno se detiene y no quiere continuar por no querer estropear la experiencia debido a un exceso de páginas leídas. Hoy ha sido mi caso, he leído dos relatos de James Joyce y uno de Nikolai Gogol. Qué hermoso es poder ser testigo de obras de arte en pequeña escala, los giros de cada autor, las ubicaciones de sus relatos, el modo de encauzar a sus personajes, son una cátedra para todo aspirante a cuentista, en especial el de Gogol, es como una reproducción exacta de una pintura elaborada en un gran lienzo pero hecha en uno pequeño, lo que quiero decir, es que ha condensado en unas veinte páginas, una de esas enormes novelas rusas que suelen tener quinientas o más páginas. 

Ayer estuve en una librería, me detuve en la sección de clásicos universales, contemplé algunas obras que llamaron mi atención, es curioso cómo la novela en la actualidad domina el panorama literario, veía ayer algunas de estas novelas que en otro tiempo me hubieran entusiasmado pero ahora me causan hartazgo, en cambio revisé si habían libros de relatos, uno de ellos era: Novelas de San Petersburgo, cuatro relatos de Nikolai Gogol, todos ambientados en San Petersburgo, ciudad que causó gran desilusión a este escritor.

Mientras seguía mirando libros pude captar la conversación de un chico con su amiga. Hizo ante ella una exhibición de sus conocimientos literarios, por su modo de hablar y un detalle que mencionó supe que él era estudiante de literatura (o al menos seguía algún estudio relacionado). Parece que la mayoría de personas al tener algún conocimiento sienten la necesidad intensa de hablar de ello, es algo que no llego a entender, debe ser porque yo hablo poco o nada, pero también noto que hoy en día parece haberse impuesto un tipo de evangelismo o propaganda en base a cualquier experiencia o conocimiento, si eres lector debes recomendar libros a todo aquel que se cruce en tu camino, hay quienes lo hacen porque les provoca, pero qué pasa con quienes no sentimos esa inclinación. Soy tan poco dada a recomendar libros, sí, soy ese anticuado prototipo de lectora solitaria, no creo demasiado en la lectura como experiencia colectiva, al menos no la mayor parte del tiempo, como experiencia ocasional puede ser divertido.

08-06-2017

En medio de la locura surge el amor. En la canción Madness del grupo Muse, el cantante se pregunta si lo que siente es amor o locura. ¿Habría algo de malo en que la locura también formase parte del amor?, esto es lo que yo me pregunto hoy, siendo las cuatro de la tarde (hora peruana). La verdad no espero una respuesta pero ya conozco las civilizadas y mesuradas (o sea sin chiste, ni gracia) proclamas que invitan a tratar el amor con pinzas, esto es, el amor romántico. ¡Qué aburrido, qué aséptico sería un amor sin romance! como estar en un quirófano. Que el amor sea loco, espontáneo, y hasta infantil, eso es mucho mejor que el llamado amor maduro (amor viejo, desinfectado, insípido), y es excelente cuando rompe esquemas, destruye ideas, pensamientos, y quiebra todo para envolverlo en el caos, en un total desenfreno¿Qué es el amor? tal vez una perla que nos lanzan y actuamos como cerdos ante ella o como elefantes pisando margaritas.



(He estado escuchando durante varios días 'Madness' y me ha sido inevitable dedicar unas líneas a todo lo que me ha ido rondando por la mente a raíz de ello)

Diario literario # 4 (Julio 2017)